Entrevista con Cristián Bredée

por Emerge MX

Cristián Bredée Empecé a trabajar en una fábrica de juguetes, ahí inicié mis prácticas profesionales. No conocía la fábrica y me enteré que eran ellos quienes hacían los juguetes para Bimbo. Un profesor de la UNAM conocía al dueño, quien solicitaba un  diseñador industrial; la fábrica estaba lejísimos de la Ciudad de México, casi nadie quería ir a trabajar hasta allá. A mí me interesaba porque tenía una pasión por el diseño de juguetes. Yo estaba buscando un lugar donde quedarme, era justamente la temática que me interesaba. Realicé una prueba y quedé yo. Esa fue mi puerta de entrada al mundo de los juguetes.
Esta empresa tenía todas las capacidades para producir millones de juguetes, con ellos desarrollé los Olocoons, fue prácticamente mi segunda escuela. Salí de trabajar de esa empresa para asociarme con un profesor y trabajar como proveedor externo para Pepsico, después trabajé en algo de POP para posteriormente fundar mi propia empresa, Reymono (juguetes), un poco con la idea de que, si no existía una empresa que ofrecía el empleo que yo soñaba, lo tenía que crear yo. Trabajé el proyecto desde el 2006 y salí al mercado en el 2007, parte de la inversión fue gracias a un apoyo de la Secretaría de Economía. Reymono fue mi tercera escuela durante 7 años, desde donde exploré todos los mercados que te puedas imaginar: desde un tianguis hasta las tiendas departamentales más exclusivas, clubs de precios (como Costco), etc. Probé un poco de todo.
 
Emerge MX ¿Cómo era el acercamiento con esas empresas o clientes? Al ser tan grande el mercado del juguete ¿Qué aprendiste? ¿Cómo avanzaste?
CB No sé si estés enterado, pero las tiendas departamentales, por ejemplo, son el número uno causante de quiebra de empresas a nivel de comercio internacional, pues tienen unas condiciones muy fuertes de venta, luego lo que ganas no es mucho y hay políticas internas muy pesadas, solo grandes empresas con mucho capital detrás logran subsistir los embates de una tienda de autoservicio. Por ejemplo, cierto mes tienes que poner tu producto a mitad de precio por determinada promoción, debes colocar demostradores del producto, sino no te dejan vender, a la larga eso te tumba. Reymono me ayudó a entender cómo funciona el comercio de juguetes. La verdad casi no diseñaba en esa época, durante 7 años sacaba un producto por año y el resto del año eran clientes, facturación, proveedores, temas de almacén, maquila, etc. Me volví más administrador. Para mí eso es un poco triste, pues uno quiere involucrarse mucho más con el diseño y te das cuenta de que no es tan fácil. Yo era el administrador/director de la empresa y el director creativo. Después de 7 años cerré la empresa.
 
EM ¿Cómo decidiste cerrar Reymono? ¿Qué vino después?
CB En el 2010 se prohíben los juguetes promocionales, es decir, ya no se pueden sacar más juguetes en ciertos alimentos para niños, las empresas se ven impedidas por el tema de la obesidad infantil a seguir promoviendo alimentos de alto contenido calórico. Ese era mi principal fuente de ingresos a la par de Reymono. Se cierra esta llave de los promocionales y ahora tenía que vivir únicamente de los ingresos que tenía de las jugueterías, además aún no tenía la masa crítica de productos y de venta como para mantener la empresa bien. En 2012 tuve que cerrar Reymono. Inmediatamente después me ofrecen ser director de una fábrica de inflables que se llama Kay Internacional.
 
EM ¿Consideras que todos estos conocimientos de administración y comercialización deberían incluirse más en los programas de diseño? ¿Hubieses preferido, en ese punto de tu carrera, diseñar más y tener menos que ver con lo empresarial?
CB Definitivamente son cosas que te las da el campo, la actividad profesional; incluso si metieras maestros a la universidad a tratar de enseñarlo, si ese profesor no tiene la experiencia de campo, si él lo aprendió en un salón de clases también, será difícil aplicarlo a la realidad. El campo te enseña cómo se usan bien los recursos, cómo consigues socios e inversiones. No creo que sea un tema de carencia educativa, simplemente es un tema que solo vas a aprender fogueándote afuera.
 

"Si como diseñador industrial tienes la perspectiva de ser un integrador y no alguien que solamente “tira líneas”, estás abierto a aprender muchas más cosas."


EM La figura del diseñador industrial se caracteriza por ser bastante adaptable, incluso desde la escuela: trabajar con determinados presupuestos, buscar por cuenta propia a proveedores, etc.  ¿Cómo consideras que tu formación como diseñador ha ayudado al perfil que tienes o has formado?
CB El tema es que un diseñador industrial es un integrador ¿no? Incluso, en las últimas reuniones que he tenido con clientes lo que he tratado de vender es justamente eso: muchos hacen diseño industrial o gráfico o editorial, pero no integran lo que tú necesitas. Esa capacidad de integración viene de la experiencia. Si como diseñador industrial tienes la perspectiva de ser un integrador y no alguien que solamente “tira líneas”, estás abierto a aprender muchas más cosas. Muchos de mis colegas se dedican a vender diseño, en lugar de diseñar: realizan interiorismo y jalan productos de todos lados, por ejemplo, venden cosas que no necesariamente ellos diseñaron. Algunas de las marcas más grandes tienen en áreas de marketing a diseñadores industriales porque son personas que pueden describir bien los productos y eso les sirve para ventas. Eso lo he podido ver con algunos colegas, que el diseñador industrial es buen vendedor de productos.
 
EM ¿Qué habilidades son las que detectas que dan esa capacidad de integración al diseñador?
CB Creo que ser integrador es también aprender a ser esponja, es decir, aprender a enseñarte. Es ver de dónde puedes obtener ese conocimiento y es no tener miedo a preguntar. Eso pasa con muchos colegas diseñadores, consideran el preguntar como símbolo de debilidad, algo generalizado por la educación tradicional. Yo estudié en un Montessori, crecí en una estructura muy horizontal, entonces cuando voy a las fábricas o con clientes, a algunos les saca de onda, pero les pregunto de manera muy directa cualquier duda que tengo. Eso es un problema en algunas empresas, pues en algunas hay mucho recelo de “el que sabe más”, porque normalmente “el que sabe más” tiene una ventaja monetaria que le costó tiempo. Yo llegaba a las fábricas, con gerentes de producción a preguntar sobre cómo generar determinado cálculo y tener determinada información para obtener como respuesta “No, pues es difícil explicártelo” o “Uy, deja me trato de acordar”, es generalmente una señal de que no te quieren compartir el know-how, es muy celoso el ambiente y algunas personas se sienten intimidados con este tipo de respuestas, pero si eres insistente y pones de tu lado a la gente, entienden que es por un bien común.
 

"¿En qué momento se puede sentar un empresario a trabajar y ser creativo?"


EM Como diseñador industrial, uno de los aliados principales es la industria ¿cierto? ¿cómo ves la industria mexicana?
CB En México hay básicamente dos niveles de industria: está la industria súper grande que fabrica millones de piezas y que generalmente son maquila de trasnacionales, y por el otro lado están las empresas muy pequeñas que si bien a veces logran fabricar un volumen considerable, generalmente son muy informales y no tienen la capacidad de darte el servicio completo: un fabricante por aquí hace el molde, otro por allá la inyección de plástico, otro el embolsado; se vuelve una historia de estar moviendo artículos y componentes por toda la ciudad. Se torna muy complicado, el empresario o emprendedor acaba gastando demasiado en temas de logística y operación. Están esos dos niveles y falta desarrollar bien la zona intermedia, es decir empresas con capacidades tecnológicas que te pueden hacer producciones medianas y pequeñas, en algunos países desarrollados sus emprendedores han salido adelante gracias a que la industria cree en ellos y los ayuda. Digamos que no eres Coca-Cola o Procter & Gamble, pero que por favor encuentren el valor de considerarte, de desarrollar tu proyecto y surtir las piezas que necesitas; en juguetes 200 mil piezas es una producción pequeña, es necesario que los fabricantes te coticen rápido, que te den precios justos, que sean formales a la hora cerrar el trato y que entreguen en tiempo y forma. Esta dualidad de la industria mexicana es una de las causas por las que muchos emprendedores mexicanos se ven orillados a buscar proveedores fuera, curiosamente del otro lado del mundo sí hay gente que te hace caso, y hablan chino mandarín. Pareciera que es un problema de actitud de las PYMES mexicanas, pero lo que he podido observar desde hace varios años es diferente, el empresario de la PYME mexicana está enajenado, entretenido en demasiados problemas que no tienen relación con el negocio mismo, y ello se debe por un lado y en gran medida a falta de coordinación entre dependencias de gobierno que terminan por acosar a la PYME, Secretaría del Trabajo, IMSS, SAT, Sindicatos, Protección Civil, CFE ¿En qué momento se puede sentar un empresario a trabajar y ser creativo? Por otro lado, los bancos privados los tienen estresados, son muy vulnerables a los criminales y no olvidemos que son humanos, tienen familia y también se quieren divertir y trascender en otras cosas mientras tienen vida. Para el momento en que llega un emprendedor con ellos, están agotados, disminuidos; si no es algo grande, mejor lo dejan pasar.
 
EM ¿Atribuyes entonces este mal funcionar de la industria pequeña en México a una cuestión de poca seriedad profesional?
CB Sí, son informales. La industria que maneja volumen pequeño en México tiende a ser informal en el trato y los que son súper profesionales generalmente son enormes, empresas que producen millones. Falta esa industria de “en medio” que antes menciono.
 
EM ¿Y crees que esa industria de “en medio” la puede generar, en este caso, un diseñador industrial como emprendedor? Tú por ejemplo, si ya detectaste las fallas en ambos extremos de la industria, si como diseñador industrial entiendes que existe esa carencia ¿te gustaría atacarla?
CB Debería existir una base de datos de empresas calificadas por los usuarios de sus servicios, donde se resalte cuál trata bien y cuál mal, que si lleva 1 mes sin entregarte una cotización, le pongas “tache” y si quedó bien la producción “paloma”, desde hace algún tiempo noto cómo Facebook está funcionando mucho para compartir opinión entre colegas y saber qué proveedor trabaja bien. Una buena base de datos con referencias de casos, que funcione para emprendedores que requieren de producción de infraestructura intermedia, que puedas saber que son empresas que entregan a tiempo, fabrican con buena calidad, son serios, etc.
 
EM Creo que la industria mexicana es muy estática. En el momento en el que un fabricante logra pasar el punto de equilibrio, comienza a tener una utilidad, se queda estático, no mueve mucho. No existe la visión, común en la industria de manufactura de EU o Europa, de nunca dejar de innovar, de producir, de proponer o mejorar. ¿Percibes a la industria local como estática?
CB Exacto. Milán, por ejemplo, allá los fabricantes están acostumbrados a que el diseñador se acerque y diga: “voy a sacar unas nuevas gafas, necesito fabricar 10 mil varillas laterales”, hay productores de alta calidad para eso. Si buscas a un fabricante mexicano y le haces el mismo pedido, puede ser alguien que haga taparroscas para una trasnacional y sí, es súper formal, pero en ese caso solo le interesa alterar su línea de producción si son más piezas, te puede decir: “Claro, pero el mínimo son 300 mil piezas”, cuando para ese tipo de producto 10 mil es un buen número, insisto en que el empresario tiene un tope operativo derivado de la enajenación de problemas y un excesivo miedo a perder. Hay que quitarle peso y miedo al empresario mexicano o efectivamente se estanca.
 
EM Tal vez suena un poco idealista, pero ¿qué debe hacer el diseñador en este caso? ¿Aceptar que hay competencia y voltear a China o mantener el ideal de la manufactura local?
CB No sé si eso es papel del diseñador industrial, eso es un tema de comercio, de organización del comercio. Para que la economía nacional se vuelva atractiva de nuevo, debe trabajar en un mejor marco legal y comercial, la economía se debe simplificar de manera inteligente, por ejemplo, la factura electrónica fue un gran avance, ahorra muchísimo tiempo a las empresas, pero por otro lado es un fastidio para el consumidor promedio, yo alucino los portales de facturación y es un estrés cuando se viene el fin de mes y tengo que entrar a una decena de portales a registrar gastos.
 
EM ¿Crees que esto pueda resolverse mediante el fortalecimiento del gremio como ya se ha intentado mediante iniciativas que busquen al gobierno?
CB No creo que salga del gobierno. Tendría que ser un tema más cercano a una idea de negocio, que resolviera el problema. Por eso dejé de gestionar maquila, es algo que ahora dejo a mis clientes. Ahora por ejemplo un cliente me pidió el diseño de una pulsera deportiva con piezas troqueladas e inyección de plásticos y prácticamente buscar quién fabrique una cantidad pequeña de piezas sería otro servicio por pagar para el cliente además del diseño. Es gestionar la producción. No lo pagan, y creo que tiene que ver con que piensan que es fácil: Seccion Amarilla, Cosmos Online y listo. Pero es más que eso, debes visitar la empresa, ver su infraestructura, convencer a la gente del proyecto, llamarle, insistirle, debes visitarlos aún más cuando el monto de inversión es muy alto para producción, como en el caso de los juguetes.

"El diseño de juguetes siempre me ha atraído por el tema conceptual y diversificado que tiene. Me paraliza la idea de diseñar lo mismo toda mi vida."


EM Se vuelve más caro entonces para un cliente buscar proveedor que el diseño ¿no?
CB Sí, pues es resolver la producción, definir quién va a fabricar cada una de las partes de la pieza, quién lo va a integrar, dónde va a estar hecho el empaque, que no queden mal, hacer una pequeña auditoría de la empresa para que tengan la infraestructura necesaria, visitarlos, debes visitarlos aún más cuando el monto de inversión es muy alto para producción, como en el caso de los juguetes.
 
EM ¿De dónde nace tu interés o gusto por el diseño de juguetes? Hablabas al inicio de que siempre te había gustado ¿por qué razón?
CB El diseño de juguetes siempre me ha atraído por el tema conceptual y diversificado que tiene. Me paraliza la idea de diseñar lo mismo toda mi vida, como autos; conozco gente que trabaja en esta industria diseñando solo volantes o faros. Yo me volvería loco haciendo solo conceptos de volantes. El diseño de juguetes es súper diverso: un día estoy haciendo naves espaciales, otro día una ranita saltarina, otro día un armable o un juego de mesa. Me encanta eso, he realizado hasta gimnasios de parkour. Esa diversidad me mantiene activo.
 
EM Al diseñar juguetes ¿partes de una gran diversidad de ideas y generas muchos conceptos?
CB Curiosamente con los años ha sido menos, cada vez más la industria del juguete está más condicionada por las películas infantiles. Hace unos años era más fácil encontrar alguien que quisiera arriesgarse a lanzar al mercado un nuevo concepto de juguete, hoy el fabricante quiere sacar un juguete de Minions, por ejemplo, entonces trabajas más con licencias y es muy interesante y divertido también, tienes acceso a todas las guías de arte y más material que te involucra de lleno en la historia.
 
EM ¿Qué partes diseñas de personajes que ya están, en teoría, resueltos?
CB Es curioso porque algunas personas me preguntan eso, por ejemplo, en el caso específico de Cars 3: para los nuevos autos hubo alguien en PIXAR que diseñó el concepto, el carácter, algún diseñador que tradujo eso en superficies que asemejan tendencias de la industria automotriz, para que se perciba realmente como un auto, pero estos no son conceptos que están totalmente listos para convertirse en juguetes. Ahí luego entré yo, me tocó resolver y reconstruir las piezas del juguete a fin de lograr que se pudieran producir y funcionar como carcaza de un auto de control remoto, y luego pasaron mis archivos 3D a un ingeniero que alteró ciertas partes de la geometría para agregar los componentes internos. Es una cadena de multidisciplinaria muy grande y a contra reloj para estar autorizado antes de que salga la película.
 
EM Para cerrar ¿tienes en mente la cantidad de piezas que se han producido de cosas que tú has diseñado?
CB Seguramente ese número anda sobre los 1.200.000.000 (mil doscientos millones) de piezas.

 
 

Cristián Bredée

Diseñador industrial por la UNAM especializado en diseño de juguetes. Brinda servicios de diseño industrial de forma independiente a la industria. Se especializa en trabajar en proyectos con licencias para diseñar productos comerciales.

cristianbredee.com


________________

 

Volver a Emerge MX 003