¿Diseño centrado en las personas o en el sistema económico?

por Mariana González

 
screenshot20100616at162039-416x620.png
 

El término Diseño Centrado en los Humanos o internacionalmente conocido como Human-Centered Design es una metodología que se ha hecho bastante popular entre los diseñadores en la última década así como utilizada tanto en el sector social como en negocios, o en combinación de ambos. Consultorías como IDEO y sus fundadores David y Tom Kelley han sido de sus principales embajadores y los pioneros en crear los famosos Toolkits para que esta metodología se encuentre al alcance de más diseñadores y también de no diseñadores. 


Este enfoque es un avance muy significativo en el área del diseño y su influencia en la resolución de problemáticas sociales. El entendimiento de las necesidades, frustraciones, deseos y experiencias humanas, así como el adoptar una actitud de empatía son la base para comenzar a proponer soluciones a problemas cotidianos y no tan cotidianos (con cierto grado de complejidad). Desde hace varias décadas la propuesta de Victor Papanek expresada en su libro Design for the real world en 1971 abogaba que el diseño podría fungir como un gran servicio social alineado a las necesidades reales de los usuarios. De hecho, fue el primero en proponer los equipos multidisciplinarios representado como el Mínimo Equipo de Diseño en El diagrama de flujo para diseñadores.


Pero aunque esta herramienta tenga un propósito positivo, si profundizamos un poco más y nos cuestionamos en la práctica el para quién realmente estamos diseñando, en la mayor parte de las ocasiones nos sorprenderemos.  Los humanos tenemos una serie de necesidades de acuerdo a la pirámide de Maslow: desde fisiológicas, como alimento, descanso, respiración; de seguridad como salud, empleo, recursos; psicológicas, como sentido de pertenencia, afecto, intimidad; de reconocimiento, que es confianza, respeto y de autorrealización como creatividad, resolución de problemas.  Pero qué sucede cuando, debido al sistema en el que vivimos, alguna de estas necesidades resulta imposible de satisfacer.  Los diseñadores entramos en escena para proponer soluciones que puedan adaptarse al estilo de vida de las personas y puedan cubrir alguna de estas necesidades.

"Las necesidades  y frustraciones humanas que hoy tenemos y con las que hoy lidiamos han sido creadas y moldeadas por los valores y exigencias del sistema económico y político en el que vivimos." 


Por mencionar algunos ejemplos: casas y objetos inteligentes, una larga lista de aplicaciones tecnológicas, servicios y experiencias han sido ideadas y creadas con el enfoque de diseño centrado en el humano y algunos de estos diseños están tomando el papel de simplificar todas las actividades que estamos demandados a realizar para poder ser eficientes, y aún ser capaces de cubrir las necesidades básicas como comer, dormir, socializar, entre otras.  Estos productos o servicios en muchas ocasiones están alineados con los valores del sistema económico en el que nos desenvolvemos, un sistema que tiene como valores principales la productividad, eficiencia, el consumo, la inmediatez,  el confort y el trabajo como prioridad, utilidades en negocios y un estilo de vida bastante atractivo. Las necesidades  y frustraciones humanas que hoy tenemos y con las que hoy lidiamos han sido creadas y moldeadas por los valores y exigencias del sistema económico y político en el que vivimos. 


Este método también puede tender a solo diseñar para un grupo en especial de personas y principalmente estatus socioeconómicos altos, el cual excluye una gran parte de la población.  Por lo que planteo la siguiente pregunta ¿realmente la metodología de  Human Center Design es realmente ética/humana? 


En muchas ocasiones, aunque no tengamos la intención, al utilizar éste método podemos estar tomando ventaja de necesidades humanas moldeadas por el sistema para hacer negocios y reforzar al sistema mismo. En estos casos nuestro papel como diseñadores se ve transformado, comenzamos a proponer soluciones a necesidades del sistema mismo, no de las personas, diseñamos para la pirámide del sistema, no de los individuos que la conforman; en otras ocasiones estamos diseñando simplemente para vender y mantener un crecimiento económico.

"Creamos “curitas” para daños más fuertes del sistema económico y político en el que nos desenvolvemos." 


Con lo anterior no quiero decir que El Diseño Centrado en el Humano es un método que esté causando daño por simplemente utilizarlo, de hecho creo que es un excelente enfoque y puede traer brillantes ideas para mejorar la vida de muchas personas y tener un impacto positivo en la sociedad, pero es muy importante estar conscientes de para quién estamos diseñando al final y qué valores estamos reforzando, valores que no necesariamente provienen de las personas, sino del sistema mismo: consumismo, eficiencia, utilidades, productividad, inmediatez, novedad.


Priorizar estos valores, como ya lo hemos hecho, genera un mundo donde exclusión, violación de derechos humanos, cambio climático, hiperconsumo, desigualdad, superficialidad, poca acción social, individualización, indiferencia, son cuestiones cotidianas. Por esto es urgente crear una cultura de pensamiento y diseño crítico que sea adoptada no solo por diseñadores, sino por todos los profesionales, así como una conciencia, entendimiento de cómo operan los sistemas.  


Anthony Dunne y Fiona Raby  mencionan en Speculative Everything: “pensar críticamente significa no tomar las cosas por alto, ser escéptico y siempre cuestionar lo que se nos dice”. Por lo que si vamos a diseñar para las personas hay que cuestionarnos si realmente estamos poniendo al ser humano como prioridad y no al sistema económico. Y mejor aún preguntarnos si con lo que estamos diseñando estamos creando un efecto positivo en la sociedad en lugar de preservar valores negativos que enfrentamos hoy en día. 


En estos días los diseñadores tenemos cada vez más influencia y agencia para moldear la sociedad, el tener este poder significa que tenemos que ser muy responsables en nuestro papel. Para cerrar, los dejo con el Poster No. 1 Work Chart for Designers de Victor Papanek, donde aborda el tema de la responsabilidad social y moral del diseñador y su posición en una sociedad dirigida al lucro/utilidades.

 

_____________

Mariana González

Actualmente en el MFA Transdisciplinary Design en Parsons School of Design.

________________

Volver a Emerge MX 005