Si no has adquirido nuestro primer número "Pensar (en)(desde)(por) el diseño", compartimos contigo uno de los 10 textos incluídos. En la parte inferior de esta página podrás comprar un ejemplar online o ver los distintos puntos de distribución en varias ciudades de México. Recuerda que no tendremos versión digital de nuestros textos. Adquiere el impreso, no tenemos publicidad, no tenemos reseñas.  #NoMásCatálogos


 

Crítico ≠ Criticón por Lorena Canales

Mi teoría es que al mexicano le da miedo criticar en público por miedo a ser el criticón, por miedo a quemar puentes y por eso se limita a echar porras: “a la bio a la bao a la bim bom ba, diseño, mexicano, ra ra ra.

Irónicamente, le importa el qué dirán.

La línea editorial de los foros y plataformas que existen en México sobre diseño, generalmente optimista y a veces rosa, cumple una función vital en el mundo del diseño: su promoción.   Aún haciéndolo bien o excelente, si este es el único tipo de periodismo y atención que el diseño capta, el crecimiento está comprometido. ¿No hay nada más de qué hablar que de la fiesta de lanzamiento de la última colección de tal diseñador para tal empresa?  

Ingenuo sería pensar que es y debería de ser el único tipo de periodismo o pensamiento alrededor de diseño.

Una sobredosis de este tipo de información lleva a convencer a diseñadores, clientes y empresas a pensar, no sólo que hay que crear un presupuesto de relaciones públicas, sino que un diseñador, no se equivoca y que no es sujeto de crítica o responsabilidades. Un diseñador es un ciudadano completo, con derechos y obligaciones.

Por supuesto, la teoría no aplica a lo privado. En confidencia, somos controversiales, amarillistas incluso, inspiradores, inteligentes y hasta nos volvemos figuras de culto, imaginemos a Jerry Saltz, Nicolás Alvarado (aunque me caiga gordo por homófobo) o Avelina Lesper. Hay mucho de qué hablar de eso no hay duda, es sólo cuestión de hacerlo y después, seguir haciéndolo; así se construyen no sólo hábitos sino culturas.

Entonces, si hay de qué hablar, ¿Por qué no lo decimos? Si el crítico existe, aunque sea en lo privado ¿Qué lo detiene?

Diseñador Equis:

“Este diseño está inspirado en tal tradición artesanal de aquel cerro de aquella época.”

Un fenómeno interesante sucede cuando empezamos a hablar sobre diseño mexicano, un patriotismo casi futbolero se adueña de la conversación. Este patriotismo es flamable, superficial y dominguero. Nos vemos forzados a medir la mexicanidad de cualquier proyecto ¿Qué tan mexicano es? ¿Qué tan apegado a las raíces?  Y esto, inevitablemente, nos ancla en el pasado.

Crítico X:

“Ahh.”

(Piensa:Qué hueva, otro igual.)

El patriotismo en México es un deporte que todos practicamos, y el hacer una reflexión o crítica es interpretado como un atentado.

Diseñador Equis:

“Pero vinieron unos europeos a conocer a los artesanos y a colaborar, a compartir técnicas para después exponer

en Milán y Nueva York.”

(Piensa: a ver si con esta, este güey me publica.)

 

 

 

Y aquí es donde vale la pena decir lo obvio, ser crítico no es ser un “odiador profesional”, más bien al contrario, lo que motiva al crítico es el amor por el diseño.   Alexandra Lange, crítica de arquitectura para Curbed, lo describe en una imperdible carta en el proyecto de Open Letters a Tina Roth Eisenberg, fundadora de CreativeMornings, StudioMates, TeuxDeux, Tattly y el blog swiss-miss diciendo:

“Dear Design, I love you. But love isn’t blind.”- Alexandra Lange.

Si los críticos odiáramos al diseño, poca atención le pondríamos. Al contrario, lo queremos ver crecer, madurar y dar frutos; en realidad es cursi la relación de un crítico con su tema. Y porque es cursi, es honesta.

Crítico X:

“Ok.”

(Piensa: n o  s e a s  m a m ó n . Pinche explotador narcisista.)

 

Y es que en serio gente, ¿Todo va bien? ¿No hay nada que merezca reflexión? ¿No hay cosas que nos aburran?

Diseñador Equis:

“Contemporáneo,tradicional,innovador,mexicano ¿Sabes?”

(Piensa: a ver si este güey entiende el concepto.)

 

Crítico X:  

“Chido.”

(Piensa: no chingues ,  lo voy a tener que publicar.)

Y de nuevo, el cuento de nunca acabar.

La crítica, más allá de una opinión, que en sí es importante -pues esta da contexto a la audiencia y retroalimentación a los creadores-, nos dice por qué el diseño es importante.

En fin, todos ganamos.

La práctica la tenemos dominada en lo privado y va siendo hora de sacarla a pasear.

Y como dicen las abuelitas, hay que limpiar las piedritas de los frijoles

 


 

Lorena Canales Morales (1987) 

MA Design Research, Writing and Criticism - School of Visual Arts (NY)Actualmente investiga y examina fenómenos culturales desde una perspectiva de diseño en Nueva York. @lorscee