IMG_0452.JPG

Diseño, commonings y postcapital. 

entrevista con Selçuk Balamir

por  Kassim Vera

 
 

1. Tu enfoque como diseñador no es muy común en México (activista, postcapitalista) ¿Podrías describirnos un poco tu background y práctica? 
Durante mis años de estudiante me resultó extremadamente difícil combinar mi educación de diseño con mi visión política anticapitalista. Pude resistirme a tomar parte en el diseño comercial, estetético, industrial, pero esto significaba que tenía que marginarme en el rechazo, la crítica y negatividad. Produciría comunicación visual y propaganda anticapitalista, pero eso significaba que tenía poca autonomía creativa como diseñador. Tuve una insatisfacción similar hacia el entorno DIY de las comunidades de squatters, centros sociales o proyectos comunitarios similares; aunque tenían la ética correcta, no mostraban un camino optimista y deseable: sentían que el futuro sólo podía ofrecer una estética postapocalíptica. Esto me llevó a especular sobre lo que haría que la práctica del diseño fuera postcapitalista en lugar de anticapitalista, como en la producción de alternativas progresistas en lugar de resistencia defensiva.


2. ¿Cuál es entonces tu comprensión de las alternativas diferentes a las prácticas de sustentabilidad convencionales, diseño social o de cualquier otro tipo de diseño de enfoque social?
Existen varias limitaciones que observo en las prácticas alternativas, comprometidas o críticas, existentes. Algunos aún emplean los mismos procesos para ofrecer soluciones: los servicios profesionales de un diseñador se emplean para desarrollar un producto 'sostenible', que está protegido bajo regímenes de propiedad intelectual y fabricado en masa como bien comercial; otros siguen siendo intervenciones "sociales" extremadamente locales, dependientes del contexto y de una sola vez, difíciles de replicar o escalar. Y otro tipo de prácticas proyectan ficciones especulativas sobre cómo podrían ser las cosas en el futuro, y por lo tanto siguen siendo piezas de exhibición con poco compromiso con el presente. Lo que espero de las prácticas de diseño poscapitalista es superar todas estas limitaciones a la vez.


3. ¿Cómo puede un diseñador participar en una práctica poscapitalista? ¿Tiene que respaldar un proyecto político, diseñar un partido o construir una comuna? En otras palabras ¿cómo un diseñador politiza su práctica?
La politización de la propia práctica comienza prestando atención a las relaciones económicas en las que uno está involucrado ¿Cómo se estructuran las relaciones laborales? Podemos hacerlo mucho mejor que trabajar innumerables horas para un cliente como profesional independiente o vender nuestra creatividad a un jefe. Las cooperativas de diseño, por ejemplo, tienen más posibilidades de ofrecer formas de vida justos y productos responsables que las formas comerciales convencionales. También tienen una mejor oportunidad de generar licencias open-source (código abierto) para que los beneficios no sean exclusivos del cliente. Finalmente, tengo una gran confianza en los proyectos autoiniciados que buscan activamente la liberación (open-sourcing) de infraestructura clave en la agricultura, la construcción, la fabricación y el reciclaje de herramientas y máquinas, ya que pueden llevarnos a un paradigma contra-industrial.


4. ¿Qué quieres decir con un paradigma contra-industrial y por qué es tan importante? ¿Cuál es el papel que los diseñadores deben jugar en eso?
Hagamos un reality check: para tener alguna posibilidad de evitar el colapso climático, debemos reducir a la mitad las emisiones de carbono durante la próxima década hasta reducirlas a la mitad para mediados de siglo. Dado que los combustibles fósiles son el alma del capitalismo, no podemos suponer que el sistema industrial pueda sobrevivir a una transición tan disruptiva. Al mismo tiempo, no podemos permitir un descenso a la escasez absoluta exactamente cuando necesitamos las herramientas para reconstruir una nueva economía. Honestamente, no veo otra opción que la descentralización radical de las industrias mediante la autoproducción de los medios de producción. Al igual que los diseñadores (en el sentido más amplio, incluidos los inventores, los ingenieros y los planificadores) desempeñaron un papel estratégico -si bien controvertido- en las revoluciones industriales anteriores, también lo tendrán que hacer en la revolución contra-industrial.


5. ¿Pueden los diseñadores lograr una tarea tan intimidante por sí mismos? ¿Cómo pueden alinearse o combinarse estas iniciativas dispersas? ¿Qué más se necesita para lograr una transición sin problemas hacia el postcapitalismo?
Los diseñadores pueden ocupar un rol estratégico, pero de ninguna manera pueden liderar la transición poscapitalista solos, sin que los movimientos sociales impulsen un proyecto político más amplio. Los debates más recientes sobre una combinación de demandas poscapitalistas, como la introducción de un ingreso básico incondicional, la reducción masiva del tiempo de trabajo y el aumento de la automatización de las industrias heredadas[1], son políticas "desde arriba" que pueden potenciar los esfuerzos orgánicos "desde abajo ". Y estas demandas no deberían limitarse a los países sobredesarrollados; cada región podría desarrollar su propia combinación de estrategias de baja y alta tecnología y hay un rol para los diseñadores en cada nivel. Del mismo modo que los diseñadores deberían verse a sí mismos como parte de un proyecto político de ese tipo, las organizaciones e instituciones que lideran la transición poscapitalista deben adoptar a diseñadores, fabricantes y hackers como parte integral de su frente.


6. Entonces, ¿hay un límite para lo que puede lograr el diseño, incluso si está politizado? ¿Significa eso que nuestra imaginación utópica debe ser sofocada por imperativos ecológicos y pragmatismo político?
Primeramente creo que es saludable no ver el diseño como una bala de plata que puede arreglar todo. Lo que estoy tratando de sugerir es que lo que el diseño puede hacer políticamente no es diferente de cualquier otra práctica social: participar en actividades prefigurativas que producen valor compartido, o en pocas palabras, involucrarse en el “commoning”[2]. Si los diseñadores se vuelven commoners y su conocimiento se convierte en commonwealth (nota de trad. debe entenderse como “bien común”), pueden conectarse con otros commoners. Solo entonces podemos comenzar a reemplazar la escasez sofisticada del capitalismo con una simple abundancia, una afluencia pública de "todo para todos". Puedo resumir mi visión utópica del diseño con una fórmula bastante simple: "haremos lo que amamos, amaremos lo que compartimos y compartiremos lo que hacemos"[3].


7. Para enfatizar: ¿consideras el diseño como una actividad común (commoning activity)? ¿Eso significa que el diseño se convierte en una herramienta que todos pueden usar?
Puedo decir con confianza que el commoning democratiza el diseño, no porque todos mágicamente se conviertan en diseñadores de la noche a la mañana, sino porque genera medios de subsistencia para los makers y productores en todas partes, permitiéndoles generar productos de alta calidad y participar en su localización, mejora y adaptación, adaptarse a una gama infinita de necesidades, posibilidades y deseos. Si se les da suficiente espacio para florecer, estos nuevos procesos abiertos, distribuidos y colaborativos pueden superar los sistemas cerrados, centralizados y competitivos del viejo mundo. Socializar la fabricación es la mejor opción que tenemos para avanzar hacia un "comunismo de lujo" (original: luxury communism).


8. Si nuestros lectores están interesados en conocer más de diseño y su relación con el postcapitalismo, el activismo y las políticas del commoning ¿podrías compartirles tus recomendaciones de libros, artículos o recursos?
Proyectos de diseño: POC21, Precious Plastic, WikiHouse, OpenDesk, FarmHack.
Recursos sobre políticas del postcapitalismo: Srnicek & Williams - Inventing the Future: Postcapitalism and a World Without Work, Paul Mason - PostCapitalism: A Guide to our Future, Jeremy Rifkin - The Third Industrial Revolution, Michael Bauwens - P2P Foundation.
Recursos sobre Commoning: Gibson-Graham - Taking Back the Economy, Massimo de Angelis - Omnia Sunt Communia: On the Commons and the Transformation to Postcapitalism, Bollier & Helfrich -The Wealth of the Commons: A World Beyond Market and State y Patterns of Commoning, Ruivenkamp & Hilton - Perspectives on Commoning: Autonomist Principles and Practices


________________
[1] Nota de traducción: Industrias heredadas se refiere a aquellas que no surgieron en la época actual. En este caso Selj se refiere, por ejemplo, a la automatización total de las armadoras de autos, por ejemplo. 
[2] Nota de traducción: El “commoning” es un verbo en inglés para describir prácticas sociales usadas por los commoners (personas ordinarias, parte de una sociedad) para gestionar los recursos compartidos y reclamar los espacios compartidos. Puede relacionarse con el vivir en comunalidad (entendida como poder subversivo para la transformación social), las licencias Creative-Commons, etc. Para efectos de entendimiento del texto, el término se respetó en su idioma original. 
[3] Original: “We will make what we love, love what we share, and share what we make.”

_____________

Selçuk Balamir

Selçuk Balamir  es diseñador, investigador y activista. Sus principales intereses son las intersecciones entre la producción creativa, las políticas radicales y los sistemas ecológicos. Ha estado involucrado en prácticas de interferencia cultural, proyectos de construcción de comunidades y campañas de justicia climática.
Amsterdam School of Cultural Analysis

________________

Volver a Emerge MX 005